Hoy nos hacemos un 2×1 con la subida a Kolitza y Burgueño desde Balmaseda

En las Encartaciones, junto a Balmaseda, el Kolitza es el monte más mimado: es bocinero y lo corona una ermita. Sin embargo, en cuanto a altura no puede rivalizar con su vecino Burgueño, que sobrepasa los 1.000 metros. Esto ya es un aliciente para lanzarnos a por él.

La ruta de hoy la comenzaremos en Balmaseda, a donde podemos llegar cómodamente en coche por el corredor del Cadagua, o haciendo uso del transporte público (Bizkaibus y FEVE).

Una vez en la localidad encartada nos dirigimos hacia la calle Virgen de Gracia, donde comienza la ascensión hacia el bocinero Kolitza. Desde aquí en unos dos kilómetros pasamos junto al barrio de Pandozales, que atravesamos.

Cerca de 400 metros desde Pandozales estamos atentos a un pequeño parking de vehículos junto a un panel con información del monte Kolitza. A la derecha del panel nace un sendero de tierra y hierba que debemos tomar. Entramos así en la subida propiamente dicha hacia el monte Kolitza.

Dejamos la pista y tomamos el camino de hierba.

Dejamos la pista y tomamos el camino de hierba.

En unos 400 metros desde el desvío anterior llegamos a una pista, por la que avanzamos unos metros, antes de abandonarla tomando un nuevo sendero a la derecha, siguiendo las marcas rojas y blancas del GR 123, que nos guiarán hacia la cima del monte encartado.

En constante ascensión por un camino de cómoda pendiente llegamos un kilómetro y medio más adelante a una nueva pista forestal. Un poste en el cruce nos marca la dirección hacia el monte Kolitza (hacia la izquierda). Y hacia allí giramos.

No andaremos mucho por esta pista, ya que 200 metros más adelante un camino dibujado con unos escalones, así como un nuevo poste indicador, nos mandan girar a la derecha.

Ya vemos cerca la ermita del monte Kolitza.

Ya vemos cerca la ermita del monte Kolitza.

Por este camino escalonado no tardamos en pasar junto a la fuente del Kolitza, que encontramos seca. Continuamos la marcha por el sendero señalizado, que comienza a dibujar una serie de zig-zags. Poco falta ya para llegar a la ermita de San Roque, que alcanzamos en pocos minutos.

Meta volante y premio de la montaña. Puntos para el jersey de lunares.

Meta volante y premio de la montaña. Puntos para el jersey de lunares.

Las vistas desde la cima del Kolitza son espectaculares, dignas de hacer una pequeña pausa y disfrutar del panorama encartado.

Entendemos por qué Kolitza es bocinero. Desde aquí se dominan todas las Encartaciones.

Entendemos por qué Kolitza es bocinero. Desde aquí se dominan todas las Encartaciones.

Tras la pausa y tras dar cuenta también de una pieza de fruta, proseguimos la marcha. Dejando la ermita a nuestra espalda, nos dirigimos hacia el collado que vemos frente a nosotros, donde se encuentra la nevera del Kolitza.

Collado de la nevera, entre Kolitza y Terreros. Tomando el camino a la derecha, a Burgueño.

Collado de la nevera, entre Kolitza y Terreros. Tomando el camino a la derecha, a Burgueño.

Y junto a la nevera, nuevas indicaciones del GR 123, indicándonos la dirección hacia Burgueño, siguiente cima de la ruta.

Indicaciones en el collado.

Indicaciones en el collado.

Atravesamos un pinar siguiendo un estrecho sendero y salimos de nuevo a zona más despejada, donde encontramos ahora señalización del GR 123 y del PR-BI 122 (Senda del Guarda).

En un punto del camino debemos abandonar el sendero más ancho para tomar un camino hacia la derecha, junto a una baliza del PR, mientras Burgueño se alza a nuestro frente.

Ya nos acercamos al monte Burgueño.

Ya nos acercamos al monte Burgueño.

Siguiendo este nuevo sendero nos vamos acercando hacia Burgueño, cima que alcanzamos algo menos de un kilómetro más tarde.

Desde lo más alto del monte, la perspectiva de la ermita del Kolitza nos sorprenderá, viéndose más lejana de lo que la intuición nos diría.

Kolitza tendrá su ermita, pero Burgueño le supera en altura.

Kolitza tendrá su ermita, pero Burgueño le supera en altura.

Los 1.037 m de este monte nos brindan unas vistas que en nada deben envidiar a las que antes disfrutamos desde el Kolitza.

Nueva pausa para tomarnos el bocata y reponer fuerzas, además de para el protocolo habitual de fotos, vídeo y tarjeta para el Concurso de los Cien Montes. Y después, toca la vuelta, que no es más que recorrer el camino de subida pero a la inversa, eso sí, ahora cuesta abajo, que es más llevadero.

Buen regreso.

Ficha de la ruta


Distancia: 9 kilómetros (solo ida). Unos 18 km ida y vuelta.

Duración: 3 horas y cuarto, a paso normal y con breves paradas en ambas cimas. La vuelta se hace en menos tiempo. El tiempo total estimado ida y vuelta serían unas 6 horas.

Comentarios: La ruta no representa apenas dificultad técnica, más allá de la distancia. Los caminos son cómodos. Uno de los puntos donde hay que poner especial atención es cuando aparecen las balizas del PR, que hay que seguir unos metros y después abandonarlo. Recomendable guiarse con el track para el GPS (descargable aquí)

Más información

Fotos (Facebook): https://www.facebook.com/pg/biendealtura/photos/?tab=album&album_id=1979801598730126

Track (Wikiloc): https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=27010587

Vídeo (Youtube): https://youtu.be/RAe8aFxuvD0

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *