Subir Pagolar (722 m) desde Luiaondo es un paseo redondo

Desde la localidad alavesa de Luiaondo, en la Cuadrilla de Ayala, se puede alcanzar fácilmente la cima de Pagolar, hermana de Pagonabarra. Aunque las mejores vistas las podemos disfrutar desde la cercana cima secundaria de Mostatxa.

La ruta que aquí proponemos describe un trazado circular, por lo que es apropiada para hacer uso del vehículo particular para acercarnos hasta la localidad. Si por el contrario preferimos el transporte colectivo, indicar que Luiaondo cuenta con estación de tren, de la línea Bilbao-Orduña. Ahora sólo nos queda decidir cómo llegar.

Una vez en Luiaondo, la ruta la haremos comenzar en el barrio de La Magdalena, en el centro de la localidad. Desde aquí nos dirigiremos hacia un túnel que nos llevaría hacia la carretera que va de Llodio a Orduña. Pero justo al cruzar el túnel, tomaremos un desvío a la izquierda, tomando un camino forestal.

Casi 500 metros después de tomar el camino forestal, nos encontramos con el camino de subida hacia Pagolar y Pagonabarra, como indica un letrero en un poste de la luz. Así, tomando la dirección del cartel, abandonamos el camino forestal que veníamos siguiendo y tomamos este nuevo sendero hacia la derecha.

¡En marcha, que empezamos!

¡En marcha, que empezamos!

Tras 500 metros de suave y constante subida, pasamos junto a un caserío y la ermita de San Lorenzo. Y pocos metros después, el camino se adentra en un pinar y la pendiente se vuelve algo más pronunciada, aunque de momento, la subida sigue siendo bastante llevadera.

Aproximadamente un kilómetro más tarde, la cuesta, y el pinar, terminan llegando a una bifurcación. Hacia la izquierda nos dirigiríamos hacia Pagonabarra, siguiendo la ruta que ya contamos aquí; hacia la derecha nos espera Pagolar.

¡Hacia la derecha, mis chapulines!

¡Hacia la derecha, mis chapulines!

Cerca de 500 metros desde la anterior bifurcación, el sendero comienza a descender justo antes de llegar a una nueva bifurcación, donde volvemos a tomar el sentido de la derecha. Siguiendo por este sendero llegamos, unos 400 metros más tarde, a un camino más ancho de tierra.

Un poco más adelante el camino deja de perder altura, aproximadamente a la altura de un viejo cartel con la indicación, a punto de borrarse, hacia Pagolar, que no es otra que seguir el sendero. Unos metros más adelante llegamos a una bifurcación donde tomamos el sendero de la derecha, comenzando de nuevo a ganar altura.

Y de nuevo hacia la derecha.

Y de nuevo hacia la derecha.

Ya empezamos a ver la antena de Pagolar cada vez más cerca. Unos metros más adelante, nuevo cruce de caminos, donde tomamos un sendero con una cerca de alambre de espino delimitando su borde izquierdo. Este sendero, cuando realizamos la ruta, nos lo encontramos al principio con bastantes ramas caídas, pero que se iba volviendo más limpio conforme avanzábamos metros.

Ya se ve la antena del monte Pagolar. No queda ya nada.

Ya se ve la antena del monte Pagolar. No queda ya nada.

Este camino con la alambrada a la izquierda desemboca en otro de tierra que, en un par de zig-zags, nos lleva directamente hasta la antena que corona la cima de Pagolar.

En lo más alto realizamos un breve descanso que aprovechamos para sacar varias fotos del buzón, grabar un vídeo y dejar nuestra tarjeta para el concurso de los Cien Montes. Así, tras la pausa volvemos tras nuestros pasos, pero ahora el objetivo será llegar hasta Mostatxa, que se alcanza fácilmente recorriendo el cordal que separa ambas cimas.

Mostatxa nos da la bienvenida.

Mostatxa nos da la bienvenida.

De nuevo pequeña pausa en la cima de Mostatxa para el reporte fotográfico, y volvemos unos metros tras nuestros pasos hasta llegar a la conducción del gas justo en el pequeño collado entre ambas cimas. Ahora el truco será seguir los postes del gaseoducto para, bajando por un camino entre un pinar, llegar a otro donde giraremos a la derecha. Así llegamos a unos caseríos.

Los postes naranjas nos servirán de guía.

Los postes naranjas nos servirán de guía.

Pasando los caseríos, nace un camino de hormigón que nos lleva directamente hasta la carretera general, que cruzamos con precaución del tráfico (indicar que hay buena visibilidad de los coches que pudieran venir). Cruzando el asfalto y el “cebrado”, al otro lado de la calzada tomamos el sentido de la derecha pasando por el puente de Otazu y llegando de regreso a Luiaondo.

Ficha de la ruta

Distancia: 11 kilómetros y medio.

Duración: Unas 4 horas, a paso tranquilo y con breve descanso en la cima.

Comentarios: Ruta sin apenas dificultad, más allá de los desvíos y cambios de dirección, que tampoco son demasiados. Las pendientes son suaves.

Más información

Fotos (Facebook)https://www.facebook.com/pg/biendealtura/photos/?tab=album&album_id=1273731866003773

Track (Wikiloc)https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=15343165

Vídeo (Youtube)https://youtu.be/CfbdQKv3axo

Compartir este artículo

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *