Subir Bargondiko Atxa desde Dima es una ruta redonda

Bellos son los rincones que se esconden en el valle de Arratia. A tiro de piedra de Dima se alza Bargondiko Atxa. Modesta cima y no por la altura, sino porque pudiendo presumir de unas vistas de escándalo, no lo hace. Para eso ya estamos nosotros.

Amigos, habemus ruta circular. O lo que es lo mismo, podemos hacer uso de nuestro coche para realizar esta ruta. Bueno, en realidad el coche solo lo utilizaremos para llegar a Dima. El monte lo subiremos a pata. Aunque, como siempre, lo del coche es solo una opción. Si optas por el transporte colectivo, un autobús de línea de Bizkaibus sale de la estación de Abando de Bilbao (más céntrico imposible) y te deja en el mismo barrio de Ugarana de Dima, comienzo de la ruta.

¿Estamos ya en Dima? Pues lo primero es dirigirnos hacia la escuela del pueblo y pasar por una rotonda. Justo después de la glorieta, una señal de tráfico nos indica la dirección hacia el barrio de Bargondia, hacia donde nos dirigimos.

Si viniste a Dima en coche, ya sabes dónde aparcar.

Si viniste a Dima en coche, ya sabes dónde aparcar.

Por esta carretera de insuficiente arcén (atentos al escaso tráfico) llegamos unos dos kilómetros después hasta el barrio de Bargondia, que dejamos atrás dirigiéndonos hacia un cruce de caminos, un kilómetro y medio más tarde desde la barriada.

Aquí debemos estar bien atentos a una pista de tierra a la derecha de la carretera que se adentra en un pinar, por donde continuamos.

¡Adiós asfalto! ¡Hola tierra!

¡Adiós asfalto! ¡Hola tierra!

Tras unos 400 metros de pista, debemos estar atentos a un camino que nace a nuestra derecha, a la sazón el camino hacia la cima de nuestro monte de hoy. No es difícil encontrar este camino siempre que estemos mínimamente pendientes del mismo.

Una vez en este sendero deberemos estar nuevamente atentos a un nuevo sendero que nace a nuestra derecha, por donde debemos girar. Tranquilo, que sobre el terreno esto resulta menos lioso.

La peña impresiona a primera vista.

La peña impresiona a primera vista.

Pronto vemos ante nosotros la rocosa mole del Bargondiko Atxa. Así, a lo lejos, la peña parece anunciarnos un duro acceso, por lo escarpado del terreno. Afortunadamente, según nos vamos acercando parece que se van suavizando las formas y el ascenso se lleva a cabo sin apenas dificultad.

Además, el camino que veníamos siguiendo es de dos y dos cuatro, de imposible pérdida y que nos deja en la base de la cima. Tan solo lo deberemos abandonar cuando veamos un árbol en la cima, entre la roca, que será la pista que nos indique por dónde queda el buzón cimero.

Una vez en lo más alto, las vistas son de escándalo y la tranquilidad reina a los cuatro vientos. Dan ganas de montar un campamento y empadronarse aquí.

Bargondiko Atxa: una auténtica fábrica de postales.

Bargondiko Atxa: una auténtica fábrica de postales.

Tras un pequeño descanso en la cima, toca regresar por el mismo sendero de subida hasta el camino que habíamos abandonado en el pinar, por donde continuamos tomando el sentido de la derecha.

Así, en algo más de un kilómetro y medio regresamos de nuevo al barrio de Bargondia, por donde carretera abajo llegamos de vuelta a Dima, completando el recorrido.

Ficha de la ruta

Distancia: 10 kilómetros.

Tiempo: 4 horas, con descanso en la cima y a paso suave.

Dificultad: Poca. La ruta, a grandes rasgos, no es complicada. El único tramo de especial atención es el de la carretera, aunque el tráfico es muy escaso.

Más información

Fotografías (Facebook)https://www.facebook.com/media/set/?set=a.738187982891500.1073741863.109203329123305&type=1

Ruta (Wikiloc)http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7257028

Vídeo (Youtube)http://youtu.be/zXTxr3ou6GE

Compartir este artículo

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *