Recorrer el Cabo Ogoño (Talaia, 276 m, y Ogoño / Atxurkulu, 305 m) desde Ibarrangelu es un planazo familiar

Biendealtura.com, sección ‘Que los remordimientos no te venzan’, comienza 2013 ayudándote a cumplir eso que prometiste el 31 de diciembre: “Este año voy a moverme más”. Y lo hacemos con una ruta familiar, más que nada para que sea tu entorno el que te arrastre a hacer algo de ejercicio porque no nos fiamos ni un pelo de tu fuerza de voluntad.

La ruta es bonita de narices: recorreremos parte del Cabo de Ogoño, trepando primero la elevación Talaia (276 m) y después el monte Ogoño o Atxurkulu (305 m), centenario, en una pateada perfecta (PR-BI 165) para el público infantil (a partir de los 6 años).

Lo primero, llegar a Ibarrangelu. Es ruta circular, pero si optas por el transporte público, lo ideal es llegar por cualquier medio a Termibus (Bilbao) y allí tomar un Bizkaibus, el A 3513, que desde los andenes 22-29 nos deja en una hora larga en Ibarrangelu, en la parada de Ibinaga (4294), la última de la localidad, que no de la línea.

¡Arrancamos! Una vez bajados del bus, tomamos un camino de asfalto que surge a mano izquierda, en dirección al ‘Ogoñoko lurmuturra’ (Mirador del cabo Ogoño), que coincidirá con la estupenda ubicación del Talaia.

Estas flechas (del amor) las vemos desde donde nos deja el autobús.

Estas flechas (del amor) las vemos desde donde nos deja el autobús.

El camino es de dos y dos cuatro: asfalto puro. No tendremos que preocuparnos hasta 1.200 metros después, cuando lleguemos al camposanto de Ibarrangelu y Elantxobe. Del lateral del cementerio, junto a la puerta, parten dos caminos: nosotros tomamos el de la derecha, que nos avisa de los 2 kilómetros que nos quedan hasta el Ogoño. El descenso lo haremos por la otra opción, la que no hemos tomado.

Cuidado: en 300 metros tendremos que tomar un desvío a la izquierda, convenientemente señalizado.

Ogoño rima con… Raquel Meroño.

Ogoño rima con… Raquel Meroño.

Toca disfrutar del camino sin preocupaciones. En 600 metros te toparás con el desvío al Atxurkulu (u Ogoño), que no tomaremos aún sino a la vuelta. En esas distancias también encontrarás un camino que en 1 kilómetro te deja en Elantxobe, que en nuestro caso no nos interesa. Tenemos que ir to’palante 😉

Poco a poco, vamos dejando atrás el camino más costero para sumergirnos en la zona boscosa, que sin embargo no añade dificultad. Es habitual toparse con otros senderistas de cualquier edad en esta zona.

Pasamos de asfalto a bosque y de bosque a roca, ya lo verás.

Pasamos de asfalto a bosque y de bosque a roca, ya lo verás.

No tardarás mucho en dar esquinazo al bosque para pisar roca, señal inequívoca de que te acercas al mirador del Cabo Ogoño (Talaia). También desaparecen las marcas del camino, pero no se hace en absoluto difícil llegar al lugar. De hecho, en apenas 100 metros llegarás al preciado mirador.

Si fuésemos alcaldes, ya hubiéramos construido aquí unos 'chaletes' con vistas.

Si fuésemos alcaldes, ya hubiéramos construido aquí unos ‘chaletes’ con vistas.

Aprovecha el momento. Las vistas son escandalosas: se ve la playa de Laga, la isla de Izaro, Bermeo y su puerto, etc. De hecho, este mirador era utilizado antaño (¡Pero muy antaño…!) para dar aviso de la aparición de ballenas en el Golfo de Vizcaya hasta que los cetáceos decidieron irse a veranear a Salou :-).

¡Primer objetivo cumplido! Ahora, a por el Ogoño/Atxurkulu. Deberemos retroceder sobre nuestros pasos, descendiendo la roca y volver a la zona boscosa. ¿Recuerdas el cartel que avisaba del desvío al Atxurkulu al que no hicimos caso antes? Pues ahora sí lo tomamos.

Ahora sí, tomamos el camino que nos deja en la cima del Ogoño/Atxurkulu.

Ahora sí, tomamos el camino que nos deja en la cima del Ogoño/Atxurkulu.

Como si de una copia del Talaia se tratara, el camino nos depara algo parecido: tras unos metros de típico bosque llega la hora de la roca. Aunque aquí se hace más evidente el camino (no hay opción a perderse), también es algo más exigente, llegando a veces a necesitar las manos para trepar. Y en algún momento habrá que ser extremar la atención, cuidado.

Desde la señal, en 200 metros nos plantaremos en la cima del Atxurkulu (305 m, centenario), donde nos espera el bozón del Zornotza Mendi Taldea, otro de la época del avistamiento de ballenas y un vértice geodésico. Las vistas, sin embargo, no tienen mucho que ver con las del Talaia, son más pobres, pero el viento es capaz de hacer que nos sintamos como en primera línea de mar.

¡Hora de la vuelta! El planteamiento, igual que en el Talaia: retroceder sobre nuestros pasos. Recorremos los 200 metros que nos separan del desvío y comenzamos a descender. 150 metros después de éste tomaremos el camino de la derecha (nosotros lo cogimos sin darnos cuenta) y en 700 metros llegaremos al cementerio por el camino de los dos que no tomamos.

Para dar algo más de vidilla a la ruta, una vez junto al camposanto tomamos el camino descendente de la izquierda, que nos lleva a Elantxobe, típico pueblo marinero vasco. Sus empinadas calles te dejaran junto a su ingeniosa parada de autobús y su fabuloso mirador, que te hará entender por qué sus habitantes tienen las piernas más rocosas de todo el País Vasco.

Elantxobe, el pueblo con sólo una cuesta. ¡Pero vaya cuesta!

Elantxobe, el pueblo con sólo una cuesta. ¡Pero vaya cuesta!

Éste podría ser el final perfecto de nuestra ruta, pero sólo 800 metros nos separan de convertir esta pateada en un camino circular. Como somos más cabezadura que el mármol, abandonamos el pueblo y, tras un pequeño paseo por la carretera (casi sin tráfico), llegamos a la marquesina (acera contraria) en la que nos apeamos cuando iniciamos esta cómoda excursión.

Ficha de la ruta

Distancia: Poco más de 6,5 kilómetros.

Dificultad: Casi ninguna. Por remarcar algún punto, quizá durante el acceso al Talaia, en el que al ser roca el camino casi no está marcado (pero siguiendo tu instinto llegarás al mirador fácilmente), y en el Ogoño/Atxurkulu, en el que la roca es un poco más exigente y puede ser algo peligrosa con mal tiempo.

Otros consejos: Gran parte de la ruta discurre sobre suelo asfaltado; el resto, tierra compacta y roca. De manera que casi con cualquier calzado deportivo (sea o no de montaña) se puede realizar la ruta.

Más información

Fotografías (Facebook): https://www.facebook.com/media/set/?set=a.482429668467334.101931.109203329123305&type=1

Track (Wikiloc): http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3802900

Vídeo (Youtube): http://youtu.be/PkWbWRjbtwk

PR-BI 165 (PDF, cortesía Senderismo Euskadi): http://www.senderismoeuskadi.net/archivos/rutasarchivos/UR%20PR-BI-165%20ficha%20tecnica%20ES_2010_12_24_14_02_32.pdf

Compartir este artículo

, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *