Recorremos el PR-BI 210, la ruta de los pantanos de Barakaldo

Andamos un poco vagos últimamente y optamos por una ruta corta y circular, de esas que te dejan volver a casa a comer. Hoy conoceremos los pantanos de Gorostiza y Etxebarria en sólo 4 horas y media.

Para ello tiramos de transporte público. De hecho, nuestra ruta comienza en la salida del metro de Ansio (junto al BEC). Como el camino parte y finaliza en el mismo lugar, también puedes ir en coche (hay parking en la Feria).

Primer objetivo: llegar al verde (más antes que ahora) barrio de El Regato, aún Barakaldo. Deberemos ir en dirección al barrio de Retuerto, por el lateral del BEC (Avenida de Euskadi). Tras cruzar junto a una rotonda y pasar por debajo de la A-8, bordearemos por detrás la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús para cruzar el túnel de 20 metros que nos hará salvar la peligrosa carretera superior. Ahora sólo tienes que continuar por esa misma acera. Verás a mano derecha el río Castaños, y al final de la acera, un viejo puente y unas escaleras.

'Stairway to Heaven', que dirían los Led Zeppelin.

‘Stairway to Heaven’, que dirían los Led Zeppelin.

Estas escaleras dan acceso a un bidegorri (carril bici) que, siguiendo el antiguo trazado del tren minero de la empresa Luchana Mining, unirá el barrio de Bengolea (en el que ya te encuentras) con El Regato (a donde quieres llegar). Nos vendría ideal para la ruta de hoy (aún no está terminado), pero nosotros lo tomamos para comprobar que cuando esté acabado va a quedar fetén.

[Actualización, 18.12.2012: El bidegorri ya está finalizado y puede usarse perfectamente]

Pateándolo veremos el Polideportivo de Gorostiza pero en unos 600 metros lo vamos a abandonar. ¿Te has fijado en esas miniurbanizaciones en disposición circular? Atento porque a nuestra izquierda nace un camino particular junto a unas casas con escaleras que baja directamente a la carretera. Nuestro fin es tomar la vía verde de El Regato que continúa al otro lado de esta carretera.

Ahora el paseo ya no tiene pérdida. Dedícate a disfrutar. Siéntate en los bancos junto al pantano. Saca la cámara si hace falta. Acabarás en El Regato, junto a la iglesia de San Roque. Allí encontramos el Centro de Interpretación Histórica y Medioambiental de Barakaldo (CIHMA), donde amablemente te informarán sobre rutas, asuntos turísticos, etc.

En el CIHMA te aclararán dudas sobre el PR-BI 210 y otras rutas de la zona.

En el CIHMA te aclararán dudas sobre el PR-BI 210 y otras rutas de la zona.

Nuestra ruta circular exige adentrarnos hasta el fondo en el barrio, siguiendo las calles Eskauritza y Urkullu (centrales). Llegaremos a una cuesta, con chalets adosados a nuestra izquierda, una señal de direcciones (ver imagen debajo) y una curva a nuestra derecha. Abre bien los ojos porque a partir de aquí la señalización va a ser escasa o nula, según el tramo.

Escasas señales durante el PR-BI 210.

Escasas señales durante el PR-BI 210.

Pues bien, deberemos subir por esa curva. En la siguiente bifurcación, elegimos el camino de la izquierda, el del sentido que llevamos. Y ahora, nos encontramos con una pendiente tremenda a la derecha y un sendero a la izquierda. Toma el pequeño camino, señalizado como Senda de los Galdameses. A partir de aquí, adiós-muy-buenas al cemento. Tierra con roca a lo largo de un camino que no debes abandonar por desviaciones tentadoras.

"¡Ven conmigoooooo!", parece decirte el sendero. Y no debes hacerlo.

“¡Ven conmigoooooo!”, parece decirte el sendero. Y no debes hacerlo.

En unos 300 metros veremos a mano izquierda nuestro segundo objetivo: el Pantano de Etxebarria, a veces conocido como Pantano Viejo (el nuevo es el de Gorostiza), que con cerca de un siglo de vida se mantiene en perfecto estado de conservación. De él sólo veremos su muro de contención. Trataremos de bordearlo por su parte más accesible, la posterior. Notarás que el camino, cada vez más boscoso, tiende a descender y a girar a la izquierda, preparándonos para cruzar el río que alimenta la presa. Unos 100 metros más allá, encontramos un puente para cruzar un paraje como éste.

Buen momento para echar un trago (a la cantimplora, claro).

Buen momento para echar un trago (a la cantimplora, claro).

Introduciéndonos un poco en el bosque, a escasos metros, en la confluencia de los ríos Burzako y Castaños, se encuentra la Ferrería de Urdandeguieta. Nosotros no recomendamos su visita. Al parecer, poco queda de aquella construcción, que  perteneció al mayorazgo baracaldés de Tellitu. Decimos al parecer porque nunca hemos sido capaces de encontrarla, ni in situ ni vía Google Images. Cualquier marcha guiada que hacen cada año desde el CIHMA a la zona te enseñará y explicará los restos de la ferrería con maestría.

Ya nos encontramos en la otra orilla de la presa. Ahora toca camino de bosque, pero no de cualquiera. Te encuentras ya en el llamado ‘Bosque mixto de Tellitu’, repleto de robles, encinas, acebos, castaños, avellanos, etc., que rompen con el pino y eucalipto del entorno. Estate muy atento a las pocas pinturas que te servirán para guiarte.

Sí, es una señalización del PR aunque no lo parezca (ni se vea).

Sí, es una señalización del PR aunque no lo parezca (ni se vea).

El camino bordeará el pantano de Etxebarria, pero con cierto tono ascendente. En ocasiones deberás incluso saltar pequeños riachuelos.

¡Cuidado, en ocasiones puede ser fácil perderse!

¡Cuidado, en ocasiones puede ser fácil perderse!

Antes de afrontar nuestro tercer objetivo de la mañana, otro paso importante. Te toparás de frente con una baliza del PR-BI 210 (¡Milagro!) que indica girar a la derecha. La orden te envía ascender por un sendero que aparenta ser un torrente de agua (un río) en días lluviosos. Terreno arcilloso que patina. Unos 100 metros más arriba tendrás que tomar un sendero a la izquierda, como bien ves en esta imagen. Atento, porque esta es la última posibilidad de pérdida.

Este sendero te llevará al destino final. ¡Estate atento/a!

Este sendero te llevará al destino final. ¡Estate atento/a!

Y poco a poco te irás acercando sin saberlo a nuestro último y oxidado objetivo: la cantera de Tellitu, un homenaje a la estupidez humana que comenzó a construirse en 1976, que nunca entró en funcionamiento y que ahora parece comienza a desmantelarse. No te lo vamos a enseñar… ¡Tú sólo lo descubrirás! Antes cruzaremos el escueto barrio de… ¡Tellitu! (no podía llamarse de otra manera, je, je).

Tellitu es un barrio pequeño, muy pequeño. Pero salado.

Tellitu es un barrio pequeño, muy pequeño. Pero salado.

A partir de este núcleo, decimos chao-chao a la tierra para dar un ongi etorri al cemento, que nos acompañará hasta el final de la caminata.

Aproximadamente 400 metros después una nueva bifurcación nos coloca en la dicotomía de elegir. Tienes que optar por el sendero de la derecha que, en apenas 4-5 minutos, te dejará en el frontón de El Regato, junto a la iglesia de San Roque, que como recordarás fue el inicio de nuestra ruta circular.

¿Y ahora qué?

Depende de tu estado físico. Si estás con fuerzas, puedes tomar de nuevo el camino del Pantano de Gorostiza, que ya conoces, hasta el metro. Si andas algo débil, puedes optar por tomar un Bizkaibus (la marquesina está casi pegada a la iglesia, hay un bus cada hora), que te dejará en las bocas de metro de Ansio y Barakaldo, entre otros lugares. Y si estás muy muy muy débil, toma la mejor opción: cómete unas buenas rabas con limón en cualquiera de los bares de la zona. ¡De alguna manera hay que recuperar las energías gastadas!

Ficha de la ruta

Distancia: Unos 12 kilómetros, partiendo del BEC (sin incluir el retorno desde El Regato a Ansio).

Dificultad: Moderada. La ruta en sí es fácil, pero puede complicarse un poco en la zona de los pantanos, por la humedad y por la señalización. Sólo por estas dos causas.

Comentarios: Recomendamos no realizar esta ruta con mal tiempo, especialmente la zona de los pantanos. La zona acumula mucha humedad y está resguardada por el arbolado, de modo que cuando llueve se convierte en un auténtico lodazal. Acudir solo con buen tiempo. Además, la señalización del PR deja mucho que desear, quedando a veces a merced de la orientación de cada uno. Por suerte, es una ruta concurrida.

Otra recomendación es que no tomes el bidegorri de la Luchana Mining. Simplemente llega al polideportivo de Gorostiza, bordéalo por su cara que da al río Castaños y, cuando te topes con unos juegos infantiles, fíjate que allí parte un camino (bidegorri) asfaltado y transitadísimo que te va a dejar sin sobresaltos junto a la iglesia de El Regato.

Más información

Ruta (EzagutuBarakaldo.net, PDF): http://ezagutubarakaldo.net/es/wp-content/uploads/senderismopantanosbarakaldo.pdf (Euskadi)

Fotografías (Facebook): https://www.facebook.com/media/set/?set=a.182298498480454.36476.109203329123305&type=3

Track (Wikiloc): http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1525312

Compartir este artículo

, , , , ,
2 comentarios en “Recorremos el PR-BI 210, la ruta de los pantanos de Barakaldo
  1. Me a gustado, mucho la ruta .ya la conocía ,las fotos son bonitas. Lo que mas me a gustado es lo de comer unas rabas ,eso esta muy bien ,pues están exquisitas .
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *