PR-S 34. Ruta de los pueblos abandonados

En la comarca cántabra de Campoo-Los Valles, el efecto de la emigración pueblo-ciudad no fue clemente con algunos núcleos de población, dejándolos despoblados. Moroso y Candenosa son algunos ejemplos.

Biendealtura.com cambia un poco de aires y aprovecha unos días de esparcimiento por el sur de Cantabria para proponer un par de rutas por estos lares.

La ruta de hoy parte (y termina) desde Valdeprado del Río, en el sur de Cantabria. Es curioso lo que sucede con este pueblo ya que, aunque da nombre al municipio, el ayuntamiento está situado en los Carabeos, a la sazón un barrio 4 kilómetros más al norte. Así que no confundamos el Valdeprado-pueblo con el Valdeprado-ayuntamiento.

Una vez en el pueblo, podemos dejar nuestro vehículo (imprescindible para realizar esta ruta) en el barrio conocido como Corral, junto a la carretera comarcal CA-744, justo a la entrada al pueblo, cerca del consultorio del médico. Y junto al ambulatorio rural nos encontramos con un panel del sendero, con un croquis y algo de información de la ruta.

Tomamos el camino que nace junto al panel y comenzamos el paseo.

Comienzo de la ruta. ¡Vamos a ello!

Comienzo de la ruta. ¡Vamos a ello!

A los 250 metros de iniciada la ruta pasamos junto a una fuente donde podemos llenar las cantimploras. Y 100 metros más adelante pasamos por el área recreativa de la vieja escuela de Valdeprado, con mesas donde poder tomar un aperitivo.

De nuevo 100 metros después desde la escuela llegamos a una bifurcación donde tomamos la alternativa de la derecha, como indica un poste del PR a la orilla del camino. Atravesamos la barriada hasta llegar al último núcleo de casas y tomamos el camino del monte Costumbría tras pasar una alambrada, que nos llevará directamente hasta el cercano despoblado de Moroso.

De momento, buen firme.

De momento, buen firme.

Así, tras unos 3 kilómetros y medio de paseo por pista de grava primero y tierra después, llegamos hasta Moroso (1.065 m), donde tan solo un par de paredes de lo que parecía una casa a punto de desplomarse nos dan idea de que aquí hubo un pueblo. No obstante, un refugio de reciente construcción nos recuerdan el pasado de este lugar.

La Historia está en deuda con Moroso.

La Historia está en deuda con Moroso.

En Moroso un poste del PR nos indica la dirección y distancia hasta Candenosa: 1,5 kilómetros. Siguiendo la dirección del letrero y las varias balizas del PR que hay sembradas a lo largo del sendero, llegamos en la distancia prometida hasta el poblado de Candenosa (1.150 m).

Aquí el aspecto no es tan ruinoso como en Moroso, pero según el INE, solo goza de un único vecino, por lo que casi podemos considerarlo un despoblado más.

Elegantes carteles nos guían en este sendero por pueblos abandonados.

Elegantes carteles nos guían en este sendero por pueblos abandonados.

Siguiendo la dirección que nos señala un poste en el despoblado, dirigimos nuestros pasos hasta el próximo núcleo de población: Hormiguera. Para ello tomamos una pista de grava hasta llegar a una bifurcación, desde donde podemos ir hasta Hormiguera o atajar hacia Sotillo. Nosotros tomamos el sentido de la izquierda para, casi 4 kilómetros después, llegar hasta Hormiguera, que permanece habitado.

Hormiguera, de romano pasado.

Hormiguera, de romano pasado.

En Hormiguera destaca su iglesia de Santa Juliana, del siglo XIII. Anteayer como quien dice, si lo comparamos con una losa de piedra que reposa junto a la pared derecha de la espadaña, si miramos a esta de frente. Y es que apoyada junto a la iglesia se conserva un término augustal, esto es, un mojón de época romana que marcaba la frontera entre Julióbriga y la Legio IV.

Dejamos atrás Hormiguera y continuamos por la carretera en dirección a Sotillo unos 200 metros, tras los cuales dejamos el asfalto y tomamos un camino herboso que nace a la derecha.

Antes de llegar a la curva, cambiamos el asfalto por la hierba.

Antes de llegar a la curva, cambiamos el asfalto por la hierba.

Por este sendero, un poco desdibujado al principio, más evidente después, llegamos un kilómetro más tarde hasta el poblado de Sotillo, donde destaca una casa-torre del s. XVII.

Pilón, lavadero y bella casa en Sotillo.

Pilón, lavadero y bella casa en Sotillo.

Volvemos de nuevo a la carretera y nos aproximamos al cercano San Vitores y a su iglesia parroquial, tomando un sendero que pasa por la izquierda del templo.

Regresamos de nuevo a la carretera y en poco más de un kilómetro regresamos por fin a Valdeprado, concluyendo la ruta.

Aquí en Valdeprado no podemos dejar de visitar su iglesia de Santa María la Mayor, de estilo gótico-barroco, en el barrio de Monasterio, tomando un camino junto al consultorio médico. Merece la pena.

Ficha de la ruta

Distancia: Casi 15 kilómetros.

Duración: 3 horas y tres cuartos a paso tranquilo.

Comentarios: En términos generales, la ruta está bastante bien señalizada, con abundantes postes del PR. Solo un punto no suficientemente señalizado, que es el sendero herboso entre Hormiguera y Sotillo. Por lo demás, y ayudándonos del GPS, el sendero se sigue sin mayor dificultad.

Más información

Valdeprado del Río (Facebook)https://www.facebook.com/Valdeprado-del-Rio-cantabria-180936298602662/

Fotos (Facebook)https://www.facebook.com/media/set/?set=a.987811731262456.1073741901.109203329123305&type=3

Track (Wikiloc)http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11212596

Compartir este artículo

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *