Cresteando por Sierra Sálvada, pasando por Bedarbide (1.041 m), Solaiera (1.039 m) y Txarlazo (927 m)

Nos acercamos a esta atalaya natural, desde donde poder disfrutar de unas envidiables vistas de Orduña y buena parte del valle de Ayala.

Partiendo del pueblo (o habrá que decir ciudad) de Orduña nos dirigimos en dirección oeste hacia el santuario de Nuestra Señora de la Antigua, donde comenzaremos nuestro recorrido. Una vez en el santuario, seguimos la carretera que une la ciudad de Orduña con el barrio de Lendoñogoiti (Lendoño de Arriba).

Carretera a Lendoñogoiti, bajo la atenta mirada de Bedarbide y Tologorri.

Carretera a Lendoñogoiti, bajo la atenta mirada de Bedarbide y Tologorri.

A un par de kilómetros desde el santuario deberemos estar atentos al desvío que se nos abre a nuestra izquierda y que señaliza la dirección a tomar: Lendoñogoiti. Y a 200 metros desde el cruce pasamos junto al dólmen de La Choza, donde hay también un área de esparcimiento a los pies del imponente Bedarbide.

Área recretativa de La Choza y Bedarbide, siempre vigilante, como un 'segurata' de Renfe.

Área recretativa de La Choza y Bedarbide, siempre vigilante, como un ‘segurata’ de Renfe.

Desde aquí seguimos por la carretera, con escaso arcén pero poco transitada, hasta llegar, otros dos kilómetros después, hasta un desvío a la izquierda donde comienza la Ruta de Iturrigorri, por donde acometemos la ascensión.

Ruta de Iturrigorri. Empieza la subida...

Ruta de Iturrigorri. Empieza la subida…

La subida no plantea de momento ninguna dificultad. El camino está rodeado de un espeso bosque de hayas que, con su sombra, hacen bastante llevadera la ascensión. Y unos constantes hitos nos confirman que el camino tomado (siempre hacia arriba omitiendo desvíos laterales) es el correcto.

Buen camino, mejor sombra.

Buen camino, mejor sombra.

Pasamos junto a ‘Herren Harria’ (Piedra del Cojo), donde se cuenta que un viejo pastor descansaba apoyando su pata de palo, y poco después, salimos del hayedo y llegamos a la conocida como Senda Negra, un estrecho sendero no apto para montañeros con vértigo y que se desaconseja encarecidamente su paso en días con fuerte viento o con niebla (muy habitual en el cresterío). No obstante, aunque las condiciones no sean malas, en este tramo deberemos extremar la precaución.

Senda Negra. Arriba Tologorri. Abajo, mejor no mirar, que da cosa.

Senda Negra. Arriba Tologorri. Abajo, mejor no mirar, que da cosa.

Pasada la Senda Negra, llegamos al portillo de La Barrerilla, por donde accedemos al collado que separa el Tologorri (o Iturrigorri) del Bedarbide, y donde se encuentran algunos refugios y la fuente Iturrigorri. Nosotros dejamos Tologorri a la derecha y encaramos Bedarbide, atravesando un cercado por un paso habilitado.

Caminamos junto a la cornisa que forman todos estos montes (convenientemente protegida por una alambrada de espino), desde donde obtenemos una vista digna del mejor de los miradores.

Bedarbide, ya más cerca.

Bedarbide, ya más cerca.

Y así llegamos a nuestro primer monte del día: el Bedarbide (1.041 metros, centenario), donde dejamos nuestra tarjeta. Curiosamente existen dos buzones distintos en posiciones diferentes rivalizando por señalizar el punto culminante de este monte. Desconocemos la razón de estos dos buzones, aunque nosotros decidimos registrar como punto más alto el más noroccidental.

Y seguimos cresteando Sierra Sálvada en dirección al siguiente monte de la ruta: Solaiera.

Lo mejor de la ruta: sus vistas.

Lo mejor de la ruta: sus vistas.

Antes de llegar a Solaiera nos encontramos con una baliza del sendero de pequeño recorrido PR-BU 51 (Dehesa del Agua), sendero que nos acompañará (y nos guiará) hasta llegar al Txarlazo. Pero antes pasamos por Solaiera (1.039 m, centenario), con buzón muy similar al ubicado en el Txarlazo.

El cordal que une todos estos montes apenas tiene desniveles, por lo que su andadura resulta amena, un paseo, mientras disfrutamos del panorama que se observa a nuestra izquierda.

Seguimos el sendero y llegamos ahora a Txolope (1.027 m), donde disfrutamos de unas impresionantes vistas del monumento a la Virgen de la Antigua con el valle de Orduña a sus pies.

Siente volar desde lo alto de Sierra Sálvada.

Siente volar desde lo alto de Sierra Sálvada.

Y seguimos hacia Txarlazo, última cumbre del día. Esta cima es la de menor altitud del recorrido (927 metros, centenario) y donde ya estuvimos tiempo atrás. El PR se separa aquí de nuestro sendero, por lo que ya no es buena idea guiarse por sus marcas. Así, nosostros volvemos un poco sobre nuestros pasos y nos dirigimos hacia el Portillo de Goldetxo, que atravesamos pasando poco después por la afamada fuente de Goldetxo, donde tomamos un poco de su fresquísima agua y seguimos bajando por un camino tapizado de hojas de las hayas que ofrecen además una agradable sombra.

Al llegar a una torre de alta tensión, deberemos tomar el camino que baja a su derecha, único punto donde podrá surgir la duda. El resto del camino no implica absolutamente ninguna dificultad. Omitiendo cualquier desvío que pueda surgir, este camino nos dejará de nuevo en el santuario de la Antigua, origen y fin de esta completa travesía.

Ficha de la ruta

Distancia: 20 kilómetros largos (tardamos casi 7 horas y media, con paradas).

Dificultad: Moderada.

Comentarios: Precaución en el primer tramo de carretera (escaso arcén). La subida por la ruta de Iturrigorri no plantea ninguna dificultad. Según nos dijeron, también se puede subir desde La Choza. Precaución (mucha) de nuevo en la Senda Negra. Una vez atravesado el portillo de La Barrerilla, desaparece toda complicación. Excelentes vistas desde el cordal.

Más información

Fotografías (Facebook): https://www.facebook.com/media/set/?set=a.196493133727657.45157.109203329123305&type=3

Track (Wikiloc): http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1919582

Vídeo (Youtube): http://www.youtube.com/watch?v=79THV22bqnU

Compartir este artículo

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *