Subimos al Hernio (1.075 m) desde Iturriotz junto al Grupo Alpino Turista Barakaldo

Nuestra ruta de hoy tiene de todo: viento, lluvia, frío y, sobre todo, cruces, muchas cruces.

Aprovechando una de las salidas programadas por nuestro club de montaña, el GATB, nos animamos a subir el gipuzkoano Hernio. Así que después de apuntarnos, quedamos a las 6.45 horas del domingo para tomar el autobús que nos lleve hasta el área recreativa de Andazarrate, en el barrio Goiballara de Asteasu, inicio de la caminata.

Con alguna parada para desayunar, llegamos a las 9.00 horas a Adazarrate y nos disponemos a iniciar la travesía. En primer lugar, tomamos un poco la carretera GI-4143 para desviarnos, a continuación, por un camino a nuestra izquierda, siguiendo el itinerario de la Etapa 2B del Camino de Santiago vasco del interior en dirección a Iturriotz.

Las primeras gotas se hacen notar en el arranque de la subida al Hernio.

Las primeras gotas se hacen notar en el arranque de la subida al Hernio.

El camino, de tierra, transcurre a la derecha de unas campas, donde vemos pastar a un rebaño de ovejas, dando todo ello un placentero toque bucólico a la marcha. Entre 10 y 15 minutos después, llegamos a un camino de cemento. Unos indicadores del Camino de Santiago nos indican por dónde continuar: primero a la derecha y luego a la izquierda. De momento, imposible confundir el camino.

Atentos a los postes del Camino de Santiago.

Atentos a los postes del Camino de Santiago.

Siguiendo por este camino, atravesamos primero campo abierto y después cruzamos una pequeña arboleda hasta llegar, 12 minutos después, a Iturriotz, donde nos resguardamos de la suave pero persistente lluvia y esperamos a reagrupar la ‘manada’.

En Iturrioz. Y sigue lloviendo...

En Iturrioz. Y sigue lloviendo…

En el lugar se encuentran la famosa venta de Iturriotz y la ermita de San Juan. Se dice que en la venta pernoctó San Ignacio de Loyola en su viaje de París a su Azpeitia natal.

Junto a la ermita se encuentra un letrero señalándonos la dirección al Hernio, así como un nuevo poste del Camino de Santiago indicándonos la distancia al collado de Zelatun (2,7 kilómetros).

Atravesamos una arboleda y poco después salimos a campo abierto, donde el camino gira a la derecha. Una marca roja/blanca del GR así nos lo indica

Giramos a la derecha en dirección a Zelatun.

Giramos a la derecha en dirección a Zelatun.

500 metros después nos encontramos con un crucero que nos indica el camino para subir al Gazume y la dirección hacia Zelatun (2 km), así como las referencias de GR y PR que transcurren por estos camino: los GR 34 y GR 35, y los PR-GI 76 y PR-GI 84.

Continuamos hacia Zelatun con paso firme.

Continuamos hacia Zelatun con paso firme.

10 minutos después divisamos a lo lejos el refugio de Zelatun y la cima del Hernio. Y en 20 minutos llegamos a Zelatun. Desde aquí comprendemos por qué a esta zona se la conoce como el “Balcón de Gipuzkoa”, y es que las vistas son espectaculares. Los domingos de septiembre suelen celebrarse en los alrededores de Zelatun unas animadas romerías.

Vista del valle de Errezil desde el camino de subida al Hernio.

Vista del valle de Errezil desde el camino de subida al Hernio.

Desde Zelatun acometemos la subida por las escarpadas laderas del Hernio. La lluvia, la humedad y las piedras desgastadas y casi pulidas por el incesante paso de caminantes nos obligaron a esforzarnos para no resbalar y dar con nuestras nalgas en el suelo. En ocasiones resulta difícil mantener el equilibrio.

Unos metros antes de la cima, se encuentra una borda o refugio de montaña llamado ‘Erniozaleak’ y, junto a este, una cruz con unos aros de metal. Cuenta la tradición que estos aros tienen la capacidad de sanar el miembro por el que lo hagas pasar. Algunos, en cambio, atraviesan los aros desde la cabeza a los pies tratando de sanar el cuerpo entero.

Y por fin llegamos a la cima del Hernio, repleta de cruces.

El mal tiempo nos ha acompañado durante toda la caminata y la ascensión, y en la cima, abierta a los cuatro vientos, el frío vino a sumarse a la lluvia y el viento. No obstante, la emoción por hacer cumbre hizo que nos olvidáramos por unos momentos de las inclemencias meteorológicas.

Foto de grupo en la cima del Hernio (Propiedad: GATB).

Foto de grupo en la cima del Hernio (Propiedad: GATB).

Después de las fotos de rigor, descendemos al refugio de Zelatun por el mismo camino de subida, y desde Zelatun continuamos, esta vez, por el Camino de Santiago.

Descendiendo a Iturburu (Errezil) (Propiedad: GATB).

Descendiendo a Iturburu (Errezil) (Propiedad: GATB).

Bajamos por la ladera sur del Hernio. En el descenso, la niebla se nos echó encima. Más adelante, continuamos bajando entre castaños por un estrecho sendero tapizado de hojas envueltos en la espesa niebla hasta llegar a una bifurcación. El Camino de Santiago continúa por la izquierda, pero nosotros seguimos por la derecha en dirección del collado de Iturburu por el GR 34-35.

Finalmente llegamos al Alto de Iturburu, donde una alubiada con sacramentos bien caliente nos espera en el restaurante Trintxera. Un buen remate para un día como el de hoy.

Monte más alubiada. ¿Se puede pedir más? (Propiedad: GATB).

Monte más alubiada. ¿Se puede pedir más? (Propiedad: GATB).

Más información

Fotos (Facebook): https://www.facebook.com/media/set/?set=a.491327550910879.103502.109203329123305&type=1

Vídeo (Youtube): http://youtu.be/_WDnOUr-e9E

Compartir este artículo

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *