Subida al monte Ubieta (632 m): buen cemento, mejores vistas

Querido lector y demás parroquia montañera: ¿Tienes un amigo/a que odia lo verde y ama la ciudad? Tranquilo, aún hay posibilidad de conversión. La píldora se llama Ubieta, tiene 632 sencillos metros y es la mezcla perfecta entre el cemento urbano y la clorofila más intensa.

Me explico. Esta cima centenaria queda a medio camino entre Sopuerta y Zalla, desde la que también se puede subir. Su ascensión, de 1 h. 30 min. aproximadamente, es ideal para principiantes. El paso es continuo pero con los descansos justos para coger aire. Además, la travesía se realiza por un camino de cemento en perfectas condiciones. ¿Se puede pedir algo más? Sí, buenas vistas. Con buen tiempo, el camino ofrece estampas excelentes a cada segundo. ¡Desde la cima, llena de antenas, parece dominarse el mundo! Merece la pena el último repecho. ¿Aún te preguntas si esta ruta es para ti?

Aun siendo, como somos, defensores de los medios de transporte públicos, esta vez tomamos el coche para llegar hasta la Casa de Juntas de las Encartaciones de Bizkaia, en el barrio de Avellaneda (Sopuerta). Puedes optar por un Bizkaibus (recuerda organizar tu salida con esta herramienta), que además te deja en la misma entrada a la Casa de Juntas, pero tendrás escasa frecuencia, y más en fin de semana. ¡Queda en tu mano!

La Casa de Juntas es el punto de arranque de nuestra subida al Ubieta.

La Casa de Juntas es el punto de arranque de nuestra subida al Ubieta.

Una vez en la puerta de acceso al edificio, dando la espalda al mismo, verás que frente a ti comienza un camino de cemento. Si tienes dudas pregunta, porque el monte Ubieta es muy conocido. ¡Ya estás en la senda correcta! ¡Ya no hay pérdida! Como ves, si eres de los que disfrutan toqueteando el GPS, ésta no es tu mejor opción.

El caserío Lutxako, una de las pocas viviendas de la subida.

El caserío Lutxako, una de las pocas viviendas de la subida.

El recorrido no tiene más dificultad. Por si acaso, de los posibles riesgos de pérdida en el camino (bifurcaciones) se encargarán unos paneles tan estupendos como éste.

¡Sigue la flecha y llegarás al Ubieta fijo!

¡Sigue la flecha y llegarás al Ubieta fijo!

A partir de ahora, preocúpate de disfrutar de las vistas. Abre los ojos como si tuvieras frente a ti a Pamela Anderson. Motivos hay para ello.

Recuerda llenar la cantimplora en casa, porque durante el ascenso al Ubieta no hay fuentes.

Recuerda llenar la cantimplora en casa, porque durante el ascenso al Ubieta no hay fuentes.

Aunque es muy seguro y dispone de señalizaciones, el camino tiene dos puntos negros en los que poder distraerse y tomar una dirección equivocada. El primero lo encontramos a escasos 500 metros de nuestro objetivo. Bajo un denso arbolado, veremos una puerta a mano izquierda que parece ser el camino. ¡No lo es! Sigue adelante, toma el que parece ir hacia abajo.

Y segundo posible despiste: nosotros decidimos tomar un atajo, el camino más recto a la montaña. Lo encontrarás tras divisar la cima de lejos, repleta de antenas. Esta foto muestra la senda que debes seguir, dejando a tu derecha el camino de cemento.

El bosque nos 'traga', pero solo durante 150 metros.

El bosque nos ‘traga’, pero solo durante 150 metros.

Entre 100 y 150 metros después de caminar entre pinos cerrados y esquivar algunas setas (depende de la época del año, claro), llegaremos a una zona abierta a través de la cual, flanqueados por helechos, avistaremos nuestro objetivo: la cima antenosa del Ubieta.

¡Ya tenemos la cima del Ubieta a tiro de piedra!

¡Ya tenemos la cima del Ubieta a tiro de piedra!

Una vez arriba, tras el bocadillo y el trago de rigor, es hora de divisar todo lo que hemos subido casi sin darnos cuenta.

Hora de la bajada. Todo es tan sencillo como desandar nuestros pasos y regresar a la Casa de Juntas de Avellaneda, junto a la cual nos espera una bonita marquesina de Bizkaibus por donde un autocar pasará a recogernos (cuando le toque). Si optaste por el coche para acudir al lugar, písale y a casa a comer 🙂

¡Buena ruta!

Ficha de la ruta

Distancia desde Avellaneda: 5 kilómetros aproximadamente.

Tiempo empleado: 1 hora y media (depende del paso, claro).

Dificultad: Fácil, para todos los niveles. Prácticamente imposible perderse. Posiblidad de ascensión incluso con mal tiempo. Camino de cemento, sólo 300 metros de tierra (los últimos).

Más información

Fotografías (Facebook): https://www.facebook.com/media/set/?set=a.153580568018914.25711.109203329123305&type=3

Track (Wikiloc)http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1920673

Vídeos (Youtube): http://www.youtube.com/watch?v=86E-HfC84Mw

Compartir este artículo

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *