Desde Santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla (o casi)

Hoy vamos a intentar emular a la popular canción. Para ello, recorreremos la distancia que separa el pueblo costero de la capital vizcaína lo más pegados posible a la Ría del Nervión. ¡Todo un placer!

Comenzamos. Lo primero, llegar a Santurtzi. Olvidemos el coche. Nosotros decidimos aprovecharnos de Metro Bilbao, cuya extensa red te acerca en un pis-pas. La localidad también tiene conexión con Renfe Cercanías y Bizkaibus, de modo que no hay excusa para no llegar. En cualquier caso, lo idea es pararse lo más cerca posible del Parque Central.

Nuestra parada es Santurtzi – Las Viñas. El primer objetivo es llegar al puerto. Para ello, tan sencillo como preguntar. O bien retroceder al comienzo de la calle (según se sale por el ‘fosterito’, ir hacia nuestra espalda) y girar a la izquierda. Así llegaremos al Parque Central. De él, llegar al puerto es tan sencillo como cruzar las vías.

¡Por allí se acercan los ingleses del Pride Of Bilbao!

¡Por allí se acercan los ingleses del Pride Of Bilbao!

El paseo, hipertransitado, no presenta ninguna dificultad. Iremos dejando atrás el puerto deportivo, las pistas de atletismo y, a la izquierda, el muelle de Portugalete, que, junto al Puente de Vizcaya (Puente Colgante), Patrimonio de la Humanidad, nos dan la bienvenida a la noble villa jarrillera.

El mirador superior del Puente Colgante es una pasada…

El mirador superior del Puente Colgante es una pasada…

Nuestro paso no se detiene. Siguiendo por la misma orilla, dejaremos atrás al museo de la industria Rialia, un gran desconocido aún. Y así entraremos en Sestao, con sus piscinas a mano derecha y su mastodóntica empresa ACB Arcelor Mittal.

El camino pegado al Nervión se termina de momento. Ahora tenemos que adentrarnos en Sestao. Para ello, al final del paseo tendrás dos alternativas: ) Tomar la nueva carretera que asciende de frente hasta la carretera vieja (Txabarri kalea). O ) Girar a la derecha, ascender las escaleras y llegar hasta la misma calle (ruta del track). Se accede subiendo de nuevo unas pocas escaleras junto al euskaltegi (escuela de euskera).

Escaleras del paseo junto a la Ría hacia el centro de Sestao.

Escaleras del paseo junto a la Ría hacia el centro de Sestao.

Si eliges la segunda opción, camina por la acera. Atravesarás la Plaza de los Tres Concejos y, en pocos metros, te toparás con el famoso Horno Alto 1 de Altos Hornos de Vizcaya, más conocido como ‘Horno María Ángeles’, pendiente aún del cobijo institucional que se merece.

Horno María Ángeles, historia gloriosa, estado ruinoso.

Horno María Ángeles, historia gloriosa, estado ruinoso.

Caminamos por la acera cercana a las viejas (cada vez menos) viviendas. Seguiremos por la misma, a pesar de los pasos de cebra que nos encontremos (500 metros). Patearemos por la destartalada calle de Kaiku, a la que da nombre el club de remo. Y, finalmente, cruzaremos el viejo puente, ya en desuso, que nos ofrece bellas vistas del río Galindo.

El río Galindo, frontera natural entre Barakaldo y Sestao.

El río Galindo, frontera natural entre Barakaldo y Sestao.

Retomando el frescor de la Ría, cruzaremos el paso de peatones sobre el nuevo puente (blanco) y bajaremos la minirampa que da acceso al paseo junto al Nervión. Ya estás en Barakaldo, a pesar de que lo primero con lo que te topes sea el sestaoarra Club de Remo Kaiku.

Pabellón de Kaiku. Cuidado, se dice que José Luis Korta anda suelto…

Pabellón de Kaiku. Cuidado, se dice que José Luis Korta anda suelto…

La zona, repleta de pescadores y jubilados ‘quemadores de glucosa’, no merece menor recomendación que la del disfrute. Te toparás con un espectacular cargadero de mineral, heredado de la compañía Franco-Belga. ¡Súbete a él si te apetece!

¡Estira los brazos en el extremo del cargadero de Orconera!

¡Estira los brazos en el extremo del cargadero de Orconera!

Punto de atención: Al final del paseo, vas a cruzar un puente (Calle de Andikollano). A sus pies, la parada de tren de Lutxana. Pues bien, debes cruzarlo y bajar a la carretera (Calle del Obispo Padre Olaetxea) a través del parking descubierto. Irás así en dirección a Burtzeña. Siéntete seguro si pasas frente al Taller Usoa. Toma la acera de la izquierda.

¡Camina (Calle Zumalakarregi)! Unos 700 metros después de dejar el parking, llegaremos al puente sobre el Cadagua (Calle Fray Juan), pero ya en Zorroza (barrio de Bilbao). La idea es caminar de frente, salvando rotondas y semáforos, para en unos 500 metros llegar al final de dicha calle. Allí, a mano izquierda, surge un pequeño y nuevo puente hacia un bidegorri, que te llevará de nuevo al margen de la Ría.

¡Bajada al bidegorri!

¡Bajada al bidegorri!

Desde aquí, en kilómetro y medio llegarás al Palacio Euskalduna por pleno bidegorri (si exceptuamos una pequeña parte al final del trazado). ¡Abre bien los ojos, porque lo mejor son las vistas!

El bidegorri de Olabeaga discurre junto a "Noruega".

El bidegorri de Olabeaga discurre junto a “Noruega”.

¡Qué bonito está Olabeaga! ¡Y a un paso del centro!

¡Qué bonito está Olabeaga! ¡Y a un paso del centro!

Museo Marítimo de Bilbao.

Museo Marítimo de Bilbao.

Y ya que estamos, ¿por qué no continuamos hasta el Teatro Arriaga? Cruzamos bajo el Puente Euskalduna y… ¡Pa’lante, como los de Alicante!

Museo Guggenheim Bilbao, visto desde la pasarela Padre Arrupe.

Museo Guggenheim Bilbao, visto desde la pasarela Padre Arrupe.

'Mamá', escultura-araña junto al Museo Guggenheim Bilbao.

‘Mamá’, escultura-araña junto al Museo Guggenheim Bilbao.

El Teatro Arriaga de Bilbao. Al fondo, el Casco Viejo.

El Teatro Arriaga de Bilbao. Al fondo, el Casco Viejo.

Misión cumplida: desde Santurce (Santurtzi) a Bilbao, por toda la orilla. Ahora, cogemos el Metro, Cercanías Renfe, Bizkaibus, Bilbobus, Euskotran o Euskotren y a casa a comer, que ya es hora.

Ficha de la ruta

Distancia: Algo más de 15 kilómetros.

Dificultad: Nula. Todo el recorrido transcurre por terreno asfaltado y sin pendientes reseñables.

Comentarios: La ruta sólo tiene dos posibles puntos de pérdida. El primero, cuando en Sestao debemos irnos hacia el interior del pueblo. Y en Lutxana, estar pendientes del puente que nos bajará a la carretera y nos pondrá en la correcta dirección. Lo demás, pan comido. Además, en cualquier momento podemos tomar un medio de transporte para volver a casa en caso de problemas. No es del todo peatonal, pero casi no se tiene contacto con los vehículos.

Más información

Fotografías (Facebook): https://www.facebook.com/media/set/?set=a.237826979594272.54730.109203329123305&type=3

Track (Wikiloc): http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1990396

Compartir este artículo

, , ,
Un comentario en “Desde Santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla (o casi)
  1. Pingback: DECÁLOGO DE BUENOS PROPÓSITOS “PARA EMPEZAR EL AÑO 2013 | Cruces contigo en la enfermedad renal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *