Biendealtura.com

Circular por Argalario (521 m) desde Retuerto (Barakaldo)

Publicado el | 0 comentarios

Hoy ofrecemos una ruta dominguera: subimos al popular Argalario y nos rodeamos de amplias zonas de esparcimiento, viejas explotaciones mineras y unas vistas espectaculares.

Para disfrutar de esta caminata, partimos del barrio baracaldés de Retuerto. Quien no conozca muy bien la zona, a este barrio se accede fácilmente desde el extremo sur del BEC!, donde hay una estupenda parada de Metro Bilbao.

Una vez en Retuerto nos encaminamos por la carretera BI-4743, que une Barakaldo con El Regato, y nos desviamos a la derecha, 350 metros después, por la Calle Bengolea.

Calle Bengolea. ¡Atentos a los coches!

Calle Bengolea. ¡Atentos a los coches!

Ya estamos en la carretera de subida. Andamos con cuidado por el escaso arcén de esta estrecha carretera, transitada por todos los excursionistas motorizados que pretenden hacer cumbre sin esfuerzo. Omitimos un primer desvío a la izquierda y estamos atentos al siguiente desvío, Santa Lucía, que tomamos.

Lo ventajoso del camino de Santa Lucía es que esta carretera no lleva directamente hasta la cumbre, por lo que los coches no la suelen transitar, haciéndola más segura para el caminante. Este camino, además, nos ofrece una perspectiva diferente del valle del Regato, resaltando aún más si cabe su belleza.

Gorostiza, pulmón verde de Barakaldo.

Gorostiza, pulmón verde de Barakaldo.

Y así, siguiendo la carretera, llegamos hasta Santa Lucía. Aquí dejamos el asfalto y tomamos un camino de tierra (omitiendo desvíos a la derecha), donde la pendiente se empieza a pronunciar. Tras 300 metros de cuesta, siempre a la sombra de unos eucaliptos, llegamos a un pequeño rellano, donde observamos una nueva perspectiva aérea de El Regato, remanso de paz a los pies de Peñas Blancas, que ya conocimos tiempo atrás.

El Regato, famoso por sus cerezas (y sus rabas de los domingos).

El Regato, famoso por sus cerezas (y sus rabas de los domingos).

Desde aquí encaramos los últimos 300 metros hasta las antenas del Argalario siguiendo los postes del tendido eléctrico.

Es así como llegamos hasta la cima del Argalario (521 m, centenario), donde encontramos un monolito conmemorativo de las bodas de oro del Grupo Alpino Turista Barakaldo. Por supuesto, aprovechamos para echar un vistazo a la distancia recorrida y a la belleza del entorno.

Dejamos nuestra tarjeta y proseguimos hacia Mendibil, siguiente monte de la ruta. Pero antes descansamos unos minutos en los merenderos del Argalario, lugar de peregrinaje de muchos baracaldeses los domingos y días de guardar. De ahí que llamemos dominguera a nuestra ruta.

Después de un tentempié para recobrar fuerzas seguimos hacia Mendibil, monte coronado por una enorme antena de telecomunicaciones, a cuyos pies se encuentra su buzón. Desde el buzón de Mendibil (565 metros) obtenemos una imagen de postal del poblado de La Arboleda, con sus famosos pozos. Si miramos al sur, podemos observar los efectos que causaron en el paisaje la extinta actividad minera que hubo en la zona.

Dejamos atrás Mendibil y nos dirigimos hacia Bitarratxu, última cumbre de la ruta. El cordal que une todos estos montes apenas presenta desniveles, por lo que la ruta, carente de toda dificultad, se convierte en un agradable paseo.

Bordeamos una grieta, perenne cicatriz provocada por el hombre en el terreno, y tomamos el camino que lleva hasta el barrio de Barrionuevo. Al pasar junto a unas torres de alta tensión nos desviamos, ya que bajo una de las torres se encuentra el buzón del Bitarratxu (521 metros).

Y tras este último monte, nos encaminamos hacia Barrionuevo, desviándonos a la derecha justo antes de llegar a una valla con un paso canadiense, por donde bajamos.

¡Atentos a los desvíos!

¡Atentos a los desvíos!

A partir de aquí comienza el descenso. Seguimos por este camino asfaltado omitiendo cualquier desvío hasta llegar a unos invernaderos, donde el asfalto se convierte en tierra. Tras pasar por los invernaderos, giramos a la izquierda y poco después a la derecha. Y siguiendo el camino principal omitiendo caminos laterales, llegamos, algunos metros después, a la carretera.

Al llegar a la carretera, tomamos la dirección de la izquierda hasta llegar a un recinto delimitado por una valla metálica con una puerta que encontramos abierta (suele estar siempre abierta).

Con este atajo te evitarás la carretera. ¡Un alivio!

Con este atajo te evitarás la carretera. ¡Un alivio!

Cruzamos la puerta y vamos bajando pasando junto a la celda de seguridad de lindane (recinto a nuestra derecha) y la casa-torre de Susúnaga, construcción del s. XVI con la fachada pintada de rosa, que veremos a la izquierda.

Y así hasta cruzarnos con otro camino transversal donde va a morir el que descendía. Este nuevo camino es el de la antigua línea de ferrocarril de la Compañía Orconera, que en un futuro está proyectado que se convierta en vía verde.

Ya falta poco. En 300 metros estarás de nuevo en Retuerto.

Ya falta poco. En 300 metros estarás de nuevo en Retuerto.

Como decíamos, al llegar a este camino, giramos a la derecha y llegamos ya por fin a Retuerto, donde ponemos punto y final a esta dominguera travesía.

Ficha de la ruta

Distancia: 17,5 kilómetros (unas 6 horas, con parada para el bocata).

Dificultad: Fácil. Apta para todas las piernas.

Comentarios: Precaución en los tramos de carretera (escaso arcén). En el camino a Santa Lucía apenas hay tráfico. Una vez llegamos a la cima, el cordal no presenta apenas desniveles, por lo que es ideal para pasear y disfrutar del entorno. Una alternativa es seguir hasta Barrionuevo y visitar La Arboleda, regresando después a Larreineta y bajar en funicular. Un autobús esperará abajo.

Más información

Fotografías (Facebook): https://www.facebook.com/media/set/?set=a.234287719948198.54118.109203329123305&type=3

Track (Wikiloc): http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1929212

Vídeo (Youtube): Desde el Argalario y desde el Mendibil.

Leave a Reply

Required fields are marked *.