Desde Zeberio hasta Arrigorriaga, pasando por el Upo y el Artanda

Cuando a uno le viene a la cabeza subir tanto al Upo como al Artanda, es inevitable pensar en Arrigorriaga como punto de inicio. Sin embargo, esta ruta dejará al pueblo de las piedras rojas para el final, comenzando en el cercano Zeberio.

Para ello, y dado que la ruta no es circular, tomamos el autobús A3929 Bilbao-Zeberio, que sale de la calle Bailén de Bilbao, frente a la estación de FEVE de La Concordia. Y nos apeamos en Zeberio, en el barrio de Zubialde (donde el ayuntamiento).

Una vez en Zubialde, tomamos dirección de los barrios de Barbatxao y Ereñotza, como indica un letrero que hay junto a la carretera. Tras pasar por Ereñotza (segunda barriada), llegamos a una bifurcación, donde tomamos el sendero de la izquierda, adentrándonos en el bosque.

Tras unos 800 metros de arbolado, llegamos al barrio de Zeberiogana, donde se ubica la ermita de Nuestra Señora de Zeberiogana, de obligada visita (o no). Aquí también nos encontramos un poste con señalización del PR-BI 11 y un panel con información de las rutas y lugares de interés de Zeberio.

Camino del monte Mandoia. Momento 'Déjà vu'.

Camino del monte Mandoia. Momento ‘Déjà vu’.

Tomamos dirección como si fuéramos al ya visitado Mandoia, dejamos atrás Zeberiogana y pasamos junto al agroturismo de Ametzola. De nuevo caminamos por zona boscosa y vamos zigzagueando, ganando altura siempre por el camino principal, obviando desvíos por caminos secundarios. Así llegamos a la zona conocida como Irumugarrieta, donde tomaremos el camino de la izquierda, camino de San Segismundo.

Camino de San Segismundo. Sansegis, para los amigos.

Camino de San Segismundo. Sansegis, para los amigos.

Por pista cómoda, vamos avanzando metros y obviando desvíos a derecha e izquierda. Seguimos, pues, como norma general de frente.

Pasamos junto a un vértice geodésico que marca la cima del modesto Uduri (551 m), y unos metros más adelante tomamos un desvío a la derecha, descendiendo por un camino arcilloso algo embarrado (si ha llovido en días previos, barrizal seguro). Este camino de arcilla desemboca a los pocos metros en otro, donde giramos a la izquierda.

Ya quisiera Sherlock Holmes tener una pista como esta.

Ya quisiera Sherlock Holmes tener una pista como esta.

Esta nueva vía, ancha pista forestal, nos llevará sin pérdida hasta San Segismundo, conocida zona de merenderos de los vecinos de Arrigorriaga y alrededores.

En San Segismundo nos encontramos con un cruce de caminos, con varias direcciones a tomar. Como quiera que nuestro primer objetivo es ascender al Upo, tomamos el camino ascendente de la derecha, por donde va el ciclista de la foto.

Un poquito de Clembuterol, y para arriba.

Un poquito de Clembuterol, y para arriba.

Este camino nos dejará, kilómetro y medio más adelante, en la cima del Upo (567 m, centenario). Un buzón donde no poder dejar la tarjeta (no existe el típico compartimento para las mismas) nos dará la bienvenida. Y unas vistas de escándalo. Desde esta altura dominamos Bilbao, Etxebarri, Basauri, y todos los montes circundantes.

Tras el ritual de las fotos, el vídeo, la tarjeta y el bocadillo, regresamos de nuevo a San Segismundo por el mismo camino de subida.

En el regreso a San Segismundo podemos tomar un atajo a la derecha, por el cual, bosque a través, llegamos a la zona de merenderos. Aunque esto es opcional. El camino también nos lleva, aunque sumando algunos metros más al pateo, hasta el collado.

Una vez de nuevo en San Segismundo, ahora nos toca coronar el Artanda, segunda cota centenaria del día.

Colleja al que se confunda en el collado.

Colleja al que se confunda en el collado.

Tomamos el camino a la derecha de la granja y pasamos junto a la ermita de San Segismundo, que dejamos a nuestra derecha. En una bifurcación triple tomamos el camino de la derecha, omitiendo izquierda y centro. Pocos metros después, tomaremos la alternativa de la izquierda.

Y en poco más de un kilómetro (15-20 minutos de marcha, según el ritmo), habremos llegado hasta Artanda, cima algo más poblada que la de Upo y quizá con peores vistas (por ejemplo, no se captan las poblaciones cercanas). Sin embargo, el regalo para la vista es excelente.

Brazos en jarra y a disfrutar de las vistas desde lo alto del monte Artanda.

Brazos en jarra y a disfrutar de las vistas desde lo alto del monte Artanda.

Descansamos unos minutos a la sombra de unos cercanos árboles, dando cuenta del resto de provisiones que habíamos llevado, y cumpliendo de nuevo con el ritual gráfico y tarjetil. Nos disponemos a afrontar el descenso hasta Arrigorriaga.

Por el extremo contrario a por donde subimos, un camino en pronunciada pendiente descendente nos hará perder altura rápidamente.

Vamos bajando con cierto cuidado de no resbalar (si bien el suelo no es malo, las piedrillas sueltas ya nos dieron algún que otro aviso), pasamos junto a una torreta de alta tensión y llegamos a la parte más baja del sendero. Aquí observamos un camino a nuestra izquierda por el que continuamos ahora, tomando el sentido de la derecha.

Bajando con cuidado, que las piedrillas son traicioneras.

Bajando con cuidado, que las piedrillas son traicioneras.

Continuamos el descenso por este zigzagueante sendero hasta llegar a una valla, que atravesamos. Ahora el firme es de asfalto, indicativo de que ya tenemos cerca la civilización.

Avanzamos cerca de 500 metros y tomamos un desvío a la izquierda, camino de unos caseríos. Y 200 metros más adelante, de nuevo giro a la derecha.

En un tris, llegamos a Arrigorriaga.

En un tris, llegamos a Arrigorriaga.

Caminando con buen ritmo no tardamos en llegar a una carretera, junto a una fábrica. Aquí giramos a la izquierda. Ya no queda nada para llegar a Arrigorriaga. Siempre por el arcén de la derecha, en pocos minutos llegamos a un semáforo, frente a un puente. Cruzamos el paso de peatones, el puente sobre el Nervión, dejamos el polideportivo a la derecha, avanzamos por la calle Hermenegildo Lekunberri y ya estamos en la estación de Renfe.

Fin de la ruta. Esperamos que te haya gustado tanto como a nosotros.

Ficha de la ruta

Distancia: Unos 16 kilómetros y medio.

Tiempo: Casi 6 horas y media, con varios descansos.

Dificultad: Media. La ruta en sí no tiene mucha dificultad, pero al ascender tres alturas (los dos centenarios más el Uduri), los últimos kilómetros pueden hacerse notar en piernas poco experimentadas. Atención a los desvíos, sobre todo en las zonas de Ereñotza, después del Uduri y el collado de San Segismundo.

Recomendaciones: La ruta no es demasiado larga, pero teniendo en cuenta las tres cotas por las que pasa, es recomendable realizar varios descansos durante la caminata. Existe una fuente en Zeberiogana, pero no se vieron más durante el resto de la ruta.

Más información

Fotografías (Facebook)https://www.facebook.com/media/set/?set=a.590080831035550.1073741845.109203329123305&type=3

Ruta (Wikiloc)http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5154030

Vídeo desde Upo (Youtube)http://www.youtube.com/watch?v=BAxUt5Mh3ok

Vídeo desde Artanda (Youtube)http://www.youtube.com/watch?v=zWelkr8s5P8

PR-BI 11.2 (Irumugarrieta-Upo-Artanda)http://www.zeberio.net/es-ES/Turistas/Recorridos/Documents/ca_PR_BI112.pdf

Compartir este artículo

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *